km 0

Las gotas de sudor resbalan por mi cara. Mis pies son lo único que veo desde hace ya un buen rato. Se arrastran pesadamente por una empinada cuesta. Hay pinos, robles, raíces y piedras a las que me agarro con fuerza para superar un escalón y otro y otro. Suspiro clamando al cielo por lo pesado de mi mochila y por descubrir cual de mis “amigos” me engañó para subir aquí. Un sitio del que solo veo, entre árboles, las siluetas de verticales riscos. Me paro a tomar aire en un pequeño collado, con las manos apoyadas en las rodillas. Levanto la mirada y me encuentro entre la Primera Buitrera y el Risco Matute. Respiro de nuevo,me miro los pies tiro la mochila,ya he llegado. Estoy en el KM 0. Todo empieza aquí.

Galería de fotos.